Laarticulofemenino's Blog

Just another WordPress.com site

Intentando recuperar mi vida…


Cuando tienes situaciones en tu vida que te superan, intentas poco a poco recuperar la normalidad. Lo que resulta difícil, casi imposible, porque hay muchas cosas que has dejado sin hacer, pero que tienes la obligación de realizar.

Por otro lado estás comprometido con muy buenas causas, como esta, nuestro blog, el blog de todos, ya sabéis, que tienes de lado un poco, porque tienes tantas cosas en el tintero que tienes que resolver que no llegas…

Pero te das cuenta, me doy cuenta, que no puedo vivir, sin escribiros y sin contaros cientos de miles de cosas que me han ocurrido, que constantemente me ocurren…

Me iba a Madrid, tenía preparado el billete del AVE, un martes a las 22.50 h y me mandó un mail un compañero de la carrera, Miguel Ángel, que llevaba la friolera de 17 años sin ver, pero que gracias a Facebook, había recuperado (otro día sacaremos este tema a colación),  diciéndome que volvía a Madrid.  Siendo que trabaja en una compañía aérea, el medio de transporte lo tuve claro, el avión.  Pero no, no conocéis ese dicho que manifiesta que nunca deis nada por supuesto.  Y así fue, me llamó a mitad de tarde para decirme que iba en el AVE que salía ese martes a las 22.50 desde la estación de Zaragoza, es decir íbamos en el mismo tren.

Y así fue, nada más llegar a la estación, corriendo como siempre.  Me tuve que atravesar la misma al trote, ¡¡¡para eso que no es larga!!!.  Allí me lo encontré, después de tantos y tantos años,¡¡¡ ¡tela marinera!!!

¡Estás igual! Me dijo.

No has cambido-

Ja, me sigo riendo, si, igual que cuando tenía 20.

No está mal tampoco, que después de tantos años, te digan que sigas igual.

¡¡¡¡Fenomenal!!!

El también está igual.

Vamos que hay gente por la que no pasan los años, ¡¡¡así da gusto!!

Os puedo decir que nos embargó la emoción, ya que compartimos muchas horas juntas, mucho estudio, mucho Derecho Administrativo, mucho examen pegados.  No dejaba que se sentara nadie entre los dos.  Las guapas de clase se querían sentar a mi lado.  No por nada en concreto, sino más bien, a ver si podían copiar algo.  Pero mi buen amigo, no dejaba pasar a ninguna.  Ahora me muero de la risa cuando me acuerdo de aquello.

No os podéis imaginar la de horas que nos pegamos hablando por teléfono los días previos a los exámenes. Motivación, superación… y así nos fue prueba superada al final. 

Os puedo decir que tuvimos tantas cosas que contarnos que la hora y veinte minutos que dura el viaje de Zaragoza a Madrid, nos la pegamos de pie en la cafetería.

Por eso aunque la vida te depara ir a la capital de España, a una operación, in extremis, de alguien a quien adoras que no te va a dejar pegar un ojo, y constantemente dándole vueltas al asunto, hace que te encuentres a un muy buen amigo, que hace siglos que no ves.  Porque aunque los años hayan pasado, sin verlo, sabes que es tu muy buen amigo de la facultad y para siempre.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: